El Centro del 27 de la Diputación recupera la razón poética de María Zambrano en unas jornadas

Se celebrarán del 17 al 18 de noviembre en la sala Isabel Oyarzábal de la Diputación

cartel-maria-zambrano_o

El centro cultural Generación del 27 de la Diputación de Málaga recupera la razón poética de María Zambrano en unas jornadas dedicadas a la pensadora veleña en el 25º aniversario de su fallecimiento Se celebrarán del 17 al 18 de noviembre en la sala Isabel Oyarzábal de la Diputación (Plaza de la Marina, 2).

Los ponentes serán Rosa Mascarell, María Elizalde y Héctor Solsona, poetas con implicaciones filosóficas o artísticas en sus respectivas carreras literarias. Serán presentados por Daniel Martín, especialista en arte y buen conocedor de la obra de la pensadora veleña y universal.

El jueves 17, a las 20:00 horas, tendrá lugar la conferencia de María Elizalde. Bajo el título ‘María Zambrano y Miguel Pizarro; flechas sin blanco’, la ponencia se centra en las relaciones entre la escritora y un primo suyo, Miguel Pizarro, también poeta y buen amigo de Federico García Lorca, miembro de la tertulia La rebotica y de agitada vida diplomática e intelectual. El título proviene precisamente de un verso de un poema de Federico dedicado a este olvidado Miguel Pizarro.

A la misma hora del viernes 18 se celebrará la conferencia de Rosa Mascarell, titulada ‘María Zambrano. Metáfora del corazón’. Se trata de un diálogo con la razón poética y la mística sufí relatado a través de la gestación de una pintura concreta titulada precisamente ‘Metáfora del corazón’ en referencia a las vinculaciones entre las obras de Zambrano e Ibn ‘Arabi.

A continuación se expondrá el proyecto creativo de Héctor Solsona, ‘Desentrañar el verso’. Bajo este título, Solsona rinde tributo a la autora combinando en un mismo acto reflexión, responso y creación.

Rosa Mascarell es pintora y poeta con formación en humanidades y gestión internacional de proyectos. Nacida en Gandía, ha vivido en varias ciudades europeas, como Estocolmo, Athlon, Aquisgrán, Valencia o Madrid. En esta última tuvo la suerte de trabajar con María Zambrano hasta el fallecimiento de la pensadora en febrero de 1991. Fueron años intensos de trabajo diario en los que se ordenaron la biblioteca, los manuscritos y la correspondencia que obraba en poder de Zambrano a su regreso del exilio. Fue el inicio de lo que hoy constituye el patrimonio de la Fundación María Zambrano, con sede en Vélez-Málaga y de la que la ponente también es miembro.

María Elizalde es Doctora del Programa de Pensamiento español e iberoamericano (Universidad Autónoma de Madrid) con la tesis ‘Miguel Pizarro y Zambrano, pensador y poeta del 27’. Licenciada en Filosofía, Diplomada en Biblioteconomía y Documentación, Máster en Pensamiento español e iberoamericano. Actualmente es profesora en el Máster de Archivística y Gestión Documental de la UAB, y en el programa Gaudir de la UB. También imparte seminarios y conferencias sobre la autonomía del pensamiento, María Zambrano, la Generación del 27 y la Razón Poética.

Héctor Solsona Quilis nació en Valencia, en cuya universidad se licenció en Filosofía Pura. Formó parte del grupo poético Círculo de tinta en los finales de los años 80.

María Zambrano

María Zambrano se formó con profesores como Besteiro, García Morente, Cossío y Zubiri. Amiga de Ortega y Maravall, ejerce una benévola y decisiva influencia sobre las tertulias de la intelectualidad a las que asiste. En aquellos años creará la suya propia en su domicilio, colaborará en Revista de Occidente, se verá con los miembros del 27 en Los cuatro vientos, y colaborará en Cruz y raya de Bergamín y en la Hoja literaria que publican Barbudo y Plaja. Será profesora de metafísica en la Universidad Central en sustitución de Zubiri.

La Guerra Civil la empuja a un largo exilio itinerante de casi medio siglo que pasará en Cuba, México, Puerto Rico, Suiza, Italia, Francia y de nuevo, Suiza, desde donde retornará a España en 1984. En 1981 recibe el Premio Príncipe de Asturias y en 1988, el Premio Cervantes. En 1982, el Ayuntamiento de Vélez-Málaga la hace Hija Predilecta y el año siguiente la UMA la nombra Doctora Honoris Causa. En 1985 la Junta de Andalucía la nombra Hija Predilecta. En 1987 se constituye la Fundación que lleva su nombre. Sus últimos años en nuestro país son de gran actividad a pesar de su delicada salud. Fallece en Madrid en 1991, siendo enterrada en Vélez-Málaga. En 2002, la Diputación de Málaga la nombra Hija Predilecta de la Provincia.

El compromiso cívico y la Razón Poética serán los dos polos en torno a los que gira su dedicación vital. Su importancia en el pensamiento y la creación no será reconocida sino muy tardíamente. Transita el siglo en una relación apasionada pero cerebral con los motivos del intelecto y sus conexiones, en lo que coincide parcialmente con la metafísica de Heiddeger y la ontología de Jung, La obra de María Zambrano hunde sus raíces en la tradición mística española, con elementos del legado grecolatino y una notable influencia de las líneas orientales de pensamiento, del sufismo al taoísmo, Eckhardt o la Cábala. El concepto de Razón Poética, que preside gran parte de su obra, proviene de Nietzsche y Machado, y ella (“el más nietzschiano de los filósofos españoles”, según una de los ponentes de estas jornadas) lo abraza con entusiasmo y lo desarrolla, “yendo de la filosofía a la poética” que señalaba como inevitable Juan de Mairena. Su análisis es fuente perenne de controversia y debate dada su complejidad y amplitud. Sus implicaciones en la espiritualidad, el sentimiento, la psicología, la sociología y la creación poética son algunos de los elementos de esta complejidad.

Compartir este comentario

Publicar Comentario